Valdepeñas: El Tribunal Supremo desestima el recurso de los asesinos de Ángel Osorio

Vinos DO Valdepeñas - Vinos con historias que contar

I

Almagro Noticias.- El Tribunal Supremo ha desestimado el recurso de casación interpuesto por Víctor Manuel Delgado Moreno y Juan Carlos Gómez Pedragosa, condenados por asesinar al valdepeñero Ángel Osorio López el 26 de mayo de 2013, cuando tenía 45 años.

El Supremo confirma así la sentencia dictada el 3 de octubre de 2016 por la Audiencia Provincial de Ciudad Real, que declaró a Delgado y Gómezculpables de asesinato alevoso en grado de consumación y les impuso una pena de 17 y 16 años de cárcel respectivamente, ha confirmado a Efe la hermana de la víctima, Emilia Osorio.

La resolución del Supremo, de fecha 10 de noviembre de 2017, ratifica también la inhabilitación absoluta de los acusados durante el tiempo de la condena y la obligación de no acercarse a la familia de la víctima a menos de 200 metros ni comunicarse con ella durante los próximos 20 años.

Asimismo, mantiene la indemnización de 76.460 euros a la madre del fallecido que ya estableció el fallo de la Audiencia Provincial y exige a los condenados el pago de las costas procesales y de la casación.

Los hechos juzgados

Los hechos juzgados se remontan a la madrugada del 26 de mayo de 2013, cuando Ángel Osorio fue abordado por Víctor Manuel Delgado y Juan Carlos Gómez a la entrada de su casa, en la calle Angosta de Valdepeñas.

Los atacantes dejaron inconsciente a la víctima e irrumpieron en su domicilio con la intención de robarle, pero al no encontrar objetos de valor, desistieron de la idea inicial.

No obstante, temiendo las consecuencias que su acción pudiera conllevar, y puesto que ambos tenían antecedentes, decidieron asesinar a Osorio al que introdujeron aún inconsciente en el maletero del coche de Juan Carlos y lo trasladaron a una finca ubicada junto al kilómetro 30 de la carretera que une Valdepeñas y Daimiel.

Allí, Víctor Manuel lo apuñaló cinco veces junto al corazón, produciéndole la muerte. Los asesinos abandonaron el cuerpo en una zona inundada, donde fue encontrado cinco meses después, el 30 de octubre de 2013, por un trabajador agrícola.