Diez años después de la tragedia que conmocionó a Almagro

(fotografía: hemeroteca lanzadigital.com

Trece víctimas mortales del accidente aéreo del vuel JK5022 de Spanair vivían o eran originarias de la provincia. La tragedia salpicó a Almagro, Torralba de Calatrava, Viso del Marqués y Alamillo. Hoy se cumplen diez años del accidente del vuelo JK5022 de la desaparecida Spanair en Madrid-Barajas, en el que fallecieron 154 personas y otras 18 resultaron heridas, y entre las que se encontraba una familia de Almagro. Un matrimonio joven, José Alcázar Jiménez, su mujer, María Victoria Asensio Cháves y sus dos hijas, Inmaculada y Mari Nieves, de 18 y 11 años de edad respectívamente.

Almagro Noticias.- Aún perdura el dolor en Almagro, después de diez años desde que sucedió el trágico accidente de la compañía aérea Spanair en el aeropuerto Madrid-Barajas, un día como hoy, aún sigue vivo en el recuerdo la familia que perdió la vida en tan lamentable suceso. Un matrimonio joven, José Alcázar Jiménez, su mujer María Victoria Asensio Cháves, y sus dos hijas, Inmaculada y Mari Nieves, de 18 y 11 años  de edad respectívamente, que viajaban en el avión siniestrado en Barajas con destino a Las Palmas de Gran Canarias para iniciar sus vacaciones.

Hoy se cumplen diez años del accidente del vuelo JK5022 de la desaparecida Spanair en Madrid-Barajas, en el que fallecieron 154 personas y otras 18 resultaron heridas, en una de las mayores tragedias aéreas que ha sufrido España.

Una feria marcada por el dolor

Cuatro días permanecieron en Madrid los familiares directos de los Alcázar-Asensio hasta que pudieron traer los cuerpos de sus seres queridos fallecidos en el accidente aéreo, para poder llevar a cabo el sepelio en Almagro. Cuatro días de angustía y dolor que se hicieron eternos, mientras el equipo de forenses realizaban las oportunas pruebas de identificación de los fallecidos.

Una multitud de almagreños, de familiares y amigos se agolparon en la Iglesia de San Bartolomé poco antes de las cuatro de la tarde del 24 de agosto, para rendir su último adiós a la familia siniestrada. Una jornada festiva que se transformó en dolor, lágrimas y luto para todo el pueblo encajero que en esos días celebraba sus ferias y fiestas en honor a su patrón, y que hoy, después de diez años, amigos y familiares de José, de María Victoria, de Inma y Marinieves, aún llevan en el corazón y en su recuerdo.

Diez años del accidente de Spanair

Trece víctimas de la provincia de Ciudad Real

José Alcázar Jiménez, María Victoria Asensio Chaves sus hijas Inmaculada Mari Nieves, la familia de Almagro que subía por primera vez un avión en Barajas no fue la única destrozada en la provincia por la tragedia área del vuelo JK5022. En ese avión también viajaba otra familia de cuatro miembros, como la almagreña, que aunque residían en Madrid habían nacido y estaban muy vinculados a Viso del Marqués, donde regresaban los fines de semana en fiestas, eran Baldomero Prados, de 48 años, Carmen Ciprián, de 44, sus dos hijos, Carlos Ignacio, de 19 16 años. Una tercera familia con cuatro integrantes vinculada a Ciudad Real perecieron en en el accidente es la formada por Inocencio García, natural de Alamillo, aunque concejal de San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria), su mujer sus dos hijos, que eran canarios.

I.a de la cuarta familia de la provincia, la de Torralba de Calatrava, es también una historia terrible al igual que la almagreña, la conformada por un matrimonio y un niño de 8 años. En total trece víctimas mortales de la provincia, de las quince personas vinculadas Ciudad Real que tomaron ese vuelo el miércoles en Barajas, por lo que son decenas las muestras de luto las que se sucedieron esos días en la provincia. Los ayuntamientos de Almagro y Torralba de Calatrava decretaron tres días de luto oficial, lo mismo hizo la Diputación Provincial, en cuyo balcón principal ondearon las banderas durante tres días a media asta.

Programación Carnaval 2020 de Almagro