Apúntate este número en caso de “Acoso Escolar”: 900 018 018

Contra la explotación sexual y la trata de mujeres

apuntate-este-numero-en-caso-de-acoso-escolar-900-018-018

Almagro Noticias.- El 900 018 018 es el número de teléfono contra el acoso escolar del Ministerio de Educación. Funcionará las 24 horas del día durante todo el año, será gratuito y las llamadas no quedarán reflejadas en la factura de los usuarios.

El secretario de Estado de Educación, Marcial Marín, ha sido el encargado de presentar este jueves este teléfono que estará en funcionamiento a partir del 1 de noviembre.

Será atendido por psicólogos titulados y estará adaptado a las personas con discapacidad auditiva o del habla.

Educación anunció hace un año que el Plan Estratégico de Convivencia Escolar incluiría un teléfono para atender a las víctimas del acoso y maltrato escolares dentro y fuera de las aulas, similar al que ya existe contra la violencia doméstica. Según datos del Ministerio de Educación, el4 % del alumnado no universitario está afectado por acoso escolar en España.

Podrán llamar los estudiantes, familiares y tutores de alumnos, personal de los centros docentes y cualquier persona que tenga constancia de algún caso.

El servicio fue adjudicado a AlcaláBC Servicios y Procesos por 398.872 euros, que se abonarán con cargo a los presupuestos de los ejercicios 2016 y 2017.

¿Es su hijo víctima de ‘bullying’?

El acoso escolar o ‘bullying’ es uno de los temas pendientes de la sociedad. En muchas ocasiones ‘inocentes bromas’ pueden tener un desenlace nada agradeble.

Pero, ¿cómo conocer si su hijo sufre algún problema en el colegio? ¿Existen señales o comportamientos propios de estos casos? Aunque es difícil saberlo con toda seguridad, hay algunas pautas que permiten advertir que algo raro ocurre.

Los niños diferentes son aquellos más propensos a sufrir ‘bullying’. Si padeben obesidad, presentan alguna alergia alimenticia, discapacidades o preferencias sexuales diferentes, suelen ser una diana fácil de los acosadores.

La primera señal de que algo va mal es que, sin motivo aparente o enfermedad, el menor no quiere ir al colegio. Encuentran cualquier excusa para no acudir y, si finalmente van, piden ser llevados y recogidos en la puerta de la escuela.

Se apartan de sus amigos más cercanos y familiares. Estos niños prefieren pasar el tiempo en soledad y sólo realizan actividades extrictamente necesarias. Se encierran en sí mismos y en sus habitaciones.

El rendimiento escolar cae en picado. Las notas de sus hijos empezarán a descender y los primeros que deberían darse cuenta son los profesores.

Suelen aparecer trastornos del sueño, los niños pueden presentar dificultades para conciliar el sueño. Además, es frecuente laaparición de tics nerviosos y la pérdida de apetito. En ocasiones, con menos frecuencia, la sintomatología es todo lo contrario, los jóvenes acosados pueden dormir muchas horas al día y comen en abundancia como freno a la ansiedad.

En situaciones límites pueden aparecer evidencias físicas de maltrato como hematomas o arañazos. La justificación en estos casos son las caídas o tropiezos tontos. Recuerde que los niños que sufren ‘bullying’ buscan una excusa para todo.

En la mayoría de los casos el acoso es psicológico y no físico. Puede llegar a ser incluso más peligroso el primero ya que deja pocas evidencias. Estos jóvenes tienen más predisposición a sufrir procesos depresivos e incluso pensamiento suicidas. Por muy inofensivo que pueda parecer, siempre hay que prestarle atención al suicidio, es uno de los límites que presenta el ‘bullying’.

A la mínima sospecha de que algo no va bien debe hablar con su hijo. En un principio negará todo y se mostrará reacio a compartir sus emociones pero, al final, se lo abrirán y podrán atajar el problema de raíz. En estos casos, suele precisarse de ayuda pisoclógica para superar el trance.

Además, es necesario ponerse en contacto con el profesorado del dentro escolar y tratar el tema para que deje de ocurrir. Al fin y al cabo, la excusa de ‘son cosas de niños’ puede tener un desenlace fatal.