Tres sentencias de nulidad de participaciones contra Bankia en los Juzgados de Ciudad Real y Daimiel

Programación del 41 Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro

Tres sentencias de nulidad de participaciones contra Bankia en los Juzgados de Ciudad Real y Daimiel

Nieves Menchero Abogados, de Bolaños, ha obtenido tres sentencias de nulidad de participaciones preferentes de Caja Madrid.

Almagro Noticias.- La primera sentencia es del 25.3.14, dictada por el Juzgado nº 3 de Ciudad Real, y condena a Bankia a abonar al actor CM 121.700 euros, más costas.

El actor tenía 18 años cuando le colocaron preferentes en la sucursal de Miguelturra y había recibido el dinero por herencia; originalmente había depositado ese dinero en un depósito a plazo seguro y garantizado, pero a instancias de Caja Madrid, lo puso en preferentes.

El fallo establece que “Las participaciones preferentes son un producto complejo y de  alto riesgo por cuanto pueden generar rentabilidad, lo mismo que pérdidas en el  capital invertido.  Por tanto, dada su especial naturaleza es necesaria una  correcta información para que el consentimiento prestado en este tipo de contratos pueda considerarse válido. “

También destaca el hecho de que la entidad demandada no hizo el test de idoneidad obligatorio al cliente.

La segunda sentencia es del 22.4.14 y fue dictada por el Juzgado nº 1 de Daimiel, condenando a Bankia a devolver los 36.000 euros a los actores, más costas.

En este caso, los afectados son dos jubilados: un ex albañil -que trabajó desde sus 8 años en el campo- y una ama de casa, ambos sin estudios. Ambos eran clientes de Caja Madrid desde 1984 y por ello confiaban en la entidad.

La sentencia establece que, aunque los clientes tuvieran preferentes del año 2004, la demandada no probó en forma alguna que en 2004 les hubiera brindado información sobre el producto. Asimismo, la sentencia estima que existió un contrato de asesoramiento, no de simple intermediación, como afirmaba Bankia, y por tanto, era obligatoria realizar el test de idoneidad.

Por otro lado, el test de conveniencia practicado por Bankia era insuficiente: “el test de conveniencia se contienen preguntas genéricas que llevan a confusión sobre el producto que se está contratando, y se extendió para cumplir con las formalidades pero no con los deberes de información exigibles.”

Ni siquiera la documentación aportada por la demanda prueba información sobre el producto: <Por otro lado, y aunque los actores hubiesen leído y comprendido la documentación que Bankia les entregó para firmarla (tríptico del producto, resumen de riesgos, orden de suscripción, etc), según el criterio seguido por varias Audiencias Provinciales la documentación aportada por la entidad bancaria es insuficiente para acreditar el cumplimiento de sus deberes de información>.

Por primera vez -en sentencias de Ciudad Real- se habla del ocultamiento a los clientes de la calificación de bono basura de las preferentes de Caja Madrid: “A ello se ha de añadir que la entidad no comunicó a los clientes la rebaja de rating de las participaciones preferentes y su baja calificación crediticia, y no les dio la posibilidad de revocar la suscripción pese a tener conocimiento de que se estaban calificando como bonos basura.”

La tercera sentencia es del 7.5.14 y fue dictada por el Juzgado nº 2 de Daimiel, condenando a Bankia a devolver el capital invertido más costas. El afectado es un parado que toda su vida fue albañil y tiene estudios básicos.

La sentencia rechaza la pretensión de Bankia de sumar a la demanda a Caja Madrid Finance Preferred y la pretensión de caducidad de la acción (es decir, que había cumplido el plazo de 4 años para demandar la nulidad del producto).

El juez, que hace una excelente descripción técnica del producto, destaca: “En otros términos, el único incentivo del mercado secundario de participaciones preferentes consiste en el pago regular de sus intereses o sistema de rentabilidad. Su desactivación elimina la rentabilidad y la liquidez de la inversión así como su seguridad. De este modo la participación preferente deja de ser un valor para convertirse en instrumento de inversión de máximo riesgo carente de liquidez, rentabilidad y seguridad.”

Y por tanto: “Las anteriores circunstancias y notas características hacen, en una primera aproximación general, dudar seriamente de que las participaciones preferentes sean un instrumento apto como producto de inversión para clientes minoristas […] A la luz de las anteriores definiciones, se concluye que las participaciones preferentes son un producto complejo, en  modo alguno sencillo, destinado tradicionalmente a inversores con experiencia en instrumentos complejos, con plena consciencia de que existe un riesgo de pérdida de la inversión, de falta de liquidez inmediata y que requiere para su comprensión de conocimientos técnicos suficientes”.

Asimismo, el juez destaca que corresponde a Bankia demostrar que brindó información suficiente:  “la carga probatoria acerca del cumplimiento del deber de correcta información y asesoramiento debe pesar sobre el profesional financiero”, y que “Y es que no consta que se le entregara con carácter previo al contrato algún folleto o que por los responsables de la entidad bancaria le explicaran los riesgos del producto financiero.”

Y lo que es el colmo de la mala praxis: la empleada de la sucursal de Fuente El Fresno hizo el test de conveniencia en ausencia del cliente, respondiendo ella misma las preguntas: “Así, la Sra. G., testigo y empleada de la demandada a la fecha de la suscripción, reconoce en el acto de la vista “que cuando rellenó el test de conveniencia no estaba el Sr. Z presente”, admitiendo de este modo que los referidos test los confeccionaban unilateralmente días antes de la firma de la suscripción, admitiendo en consecuencia que no hacían las preguntas del test a los clientes.”

Para más información puedes visitar la web www.nievesmencheroabogados.es

Fuente: Nieves Menchero
Publicidad
Nuevo Anuncio creatupagina 052014 683