La Indicación Geográfica Protegida Berenjena de Almagro ha incluido la escritura braille en los envases promocionales

La Indicación Geográfica Protegida Berenjena de Almagro ha incluido la escritura braille en los envases promocionales

Almagro Noticias.- La Indicación Geográfica Protegida (IGP) Berenjena de Almagro ha incluido la escritura braille en los envases promocionales, con el fin de hacer más accesible el producto a las personas invidentes.

Así lo ha explicado el gerente de la IGP “Berenjena de Almagro”, Ángel Castro, antes de la presentación de esta iniciativa, a la que han asistido la directora provincial de Bienestar Social de la Junta, María Prado Zuñiga, el alcalde de Bolaños de Calatrava, Miguel Ángel Valverde, la diputada nacional, Carmen Quintanilla, y el director provincial de la ONCE, Lorenzo Ángel Villahermosa.

Castro ha apuntado que esta iniciativa es una muestra más del trabajo que venían realizando en el apoyo a las personas invidentes y que se traduce ahora, en la inclusión en los envases de la escritura braille que les permite conocer las características de este producto.

El gerente de la IGP ha significado que es de gran importancia concienciar a la sociedad de la necesidad de incorporar el código de lectoescritura en los envases de consumo.

De esta manera, ha dicho, “se logra disminuir las barreras de comunicación con el colectivo de personas invidentes”.

Durante el acto, los participantes en el mismo han podido comprobar la gran diferencia que supone para una persona ciega, tener en la mano dos envases iguales de Berenjena de Almagro, uno de los cuales contiene código de lectroescritura y otro no.

El director provincial de la Once ha señalado que con este lenguaje cualquier persona invidente puede identificar “sin ningún problema que contenido tienen las Berenjena de Almagro”, lo que supone un gran avance para este colectivo.

Villahermosa ha abogado porque las marcas comerciales se impliquen cada vez más en facilitar la vida de las personas ciegas, incluyendo en sus productos información en código braille.

En este sentido, Castro ha señalado que aunque esta innovación en un producto de consumo supone un coste añadido para las empresas, la responsabilidad social de las mismas las debe llevar a implantarla.

A su juicio, esta responsabilidad se debería extenderse a la cadena distribuidora y por último al consumidor, “para que valoren más y mejor los productos que eliminan barreras y se tengan en cuenta los esfuerzos de coste que supone”.

La berenjena de Almagro llega cada año a más de un millón de hogares españoles al ser un encurtido muy demando en los mercados por su peculiar sabor y sus propiedades beneficiosas para la salud, como lo han demostrado varios estudios científicos.

Publicidad