Daimiel: El Padre Toño ya está en casa

Daimiel El Padre Toño ya está en casa

(Fotografia: Ascar Paz)

Alrededor de las 15:00 horas Antonio Rodríguez López Tercero pisaba suelo español. Allí era recibido por toda su familia y por un grupo de amigos que, tal y como afirmaban horas antes en la última concentración en la Plaza de España de Daimiel, lo iban a recibir con los brazos abiertos. Sexto y último domingo en el que la familia quiso agradecer a todas y cada una de las personas que los han apoyado este tiempo mediante sus firmas o reuniéndose cada domingo para pedir su libertad, un sueño que ya es una realidad.

Almagro Noticias.- El padre pasionista Antonio Rodríguez López Tercero ya está en España, a las 4:00 de la madrugada (hora española) embarcaba en un vuelo directo hacia Madrid. Allí ha sido recibido por su familia y por un grupo de amigos, que según informaban unas horas antes en la última concentración en la Plaza de Daimiel, lo iban a recibir “con un fuerte abrazo”.
Sexto y último domingo en el que cerca de un centenar de vecinos han acudido a esta convocatoria en la que la familia, en palabras de sus hermanas Cristina y Cruces Rodríguez, han agradecido el apoyo recibido por todos los daimieleños “en este desierto de cautiverio en el que han estado viviendo durante más de un mes y donde el padre Toño ha estado privado de libertad en El Salvador” aseguraban sus hermanas. Mientras, su madre, visiblemente emocionada, agradecía la ayuda y el aliento de todos los daimieleños que los han apoyado, tanto a través de las firmas como concentrándose cada domingo en la puerta del Ayuntamiento cada domingo. Allí también han acudido las concejalas de Bienestar Social y Turismo, Carmen Torija y Soledad Fernández, respectivamente, junto con otros representantes de Comercio Justo, Plataforma 0,7% e Izquierda Unida, para mostrar su apoyo a la familia.
Caras y lágrimas de alegría entre los familiares y amigos que han permanecido muy preocupados desde que fue detenido el pasado 29 de julio, con el anhelo de que su hijo, hermano, amigo y vecino fuera puesto en libertad esta semana. En este sentido, Cruces María Rodríguez leyó un manifiesto en el que se recapituló lo que ha sucedido estos días de atrás.
Su hermana destacó que “durante casi 40 días el padre Antonio ha atravesado un desierto de soledad en cautiverio por la justicia y la paz social, una injusta detención que nunca debería haberse producido, pero hoy por fin está libre. Ahora que compartimos la alegría de su liberación -proseguía su hermana- no debemos olvidarnos del trabajo que Antonio ha realizado en El Salvador, gracias al cual ha disminuido la violencia y muchos pandilleros han recuperado una vida digna, todo ello gracias a la honestidad, el compromiso y la inocencia de Toño”.
Tras estas palabras, su hermana Cristina también anunciaba que “muy pronto conoceremos toda la verdad de primera mano”. Y añadió, “dicen que la historia la escriben los vencedores, en este caso, Antonio del lado de los empobrecidos, contará la historia verdadera de lo que ha ocurrido”. Finalmente, un grito de “Viva el padre Antonio” daba fin a esta última concentración por el sacerdote.
Las autoridades judiciales, después de que el propio sacerdote tuviera que reconocer que había pasado objetos ilegales (teléfonos móviles) a los pandilleros, fue condenado a 30 meses de cárcel. No obstante, la resolución judicial permitía que el cura pudiera responder a la condena con la realización de trabajos sociales y que esta pena se pudiera cumplir en el extranjero, lo que ha permitido su vuelta a España.
Su hermana Cristina ha reconocido que la familia lo ha pasado “muy mal” durante la detención, especialmente, la madre. Sin embargo expresó la “satisfacción” de la familia por su puesta en libertad. En todo caso, consideran que habrá que estudiar y aclarar los “procedimientos” que han permitido la libertad de su hermano, que, en principio, tiene previsto quedarse los dos próximos años en España, concretamente en Daimiel, donde, como afirmaba Marisa, otra de sus hermanas, “descansará y dedicará tiempo a su familia, ya que hace 15 años que se encuentra trabajando en El Salvador por los demás”.
Su madre que pudo hablar con él por teléfono dijo notarle “un poco cansado”, pero el sacerdote le comunicaba que se encontraba bien y tranquilo, aunque como precisaba María del Carmen: ha perdido más de 7 kilos de peso durante todo este proceso. En cuanto a cómo recibió la noticia la familia, sus hermanas afirmaban que cuando se enteraron de “la buena noticia todos nos volvimos locos de alegría y fuimos a celebrarlo”.
Por último, su hermana Cristina anunciaba que ahora su hermano descansará, “pues aún no está decidido qué planes tiene Antonio para los próximos dos años y medio, algo que él mismo comunicará, ya que como adelantaba la familia, el propio sacerdote dará una rueda de prensa próximamente para informar de todos los pormenores de este caso y lo que le espera en un futuro”.
Fuente: Departamento de Comunicación del Ayuntamiento de Daimiel
Publicidad
publicidad almagronoticias